¿La Ballena Azul es el verdadero peligro?

articulo la ballena

Cada cierto tiempo, miramos con preocupación una nueva amenaza para la seguridad de los niños y jóvenes en espacios virtuales y reales. Por estos días el “Reto de la Ballena Azul” está en boca de todos. Pero, ¿de qué deberíamos preocuparnos realmente?

La Ballena Azul se trata de un aparente reto propuesto en grupos de Facebook o conversaciones de Whatsapp, en el que los jóvenes reciben instrucciones de desafiar sus miedos por 50 días, poniéndose en situaciones de riesgo que van aumentando gradualmente. Se ha dicho que van desde quedarse viendo por horas películas de terror, subirse a la parte más alta de un edificio, y finalmente suicidarse. Según la BBC de Londres, la relación entre los suicidios de jóvenes reportados en Rusia y la Ballena Azul todavía no está confirmada.

De lo que queremos hablar, entonces, es de qué podemos hacer padres y allegados para prevenir este tipo de situaciones. Sabemos que los menores son más vulnerables a la presión grupal, y que en su deseo de sentirse aceptados y admirados pueden hacer cosas que los ponen en peligro.

Según la psicóloga Mónica Sandoval, directora de nuestra Fundación, los niños inician desde bebés su proceso de construcción de identidad, y a medida que se amplía su círculo social, la identificación deja de ser solo con los padres y se abre a las personas de su misma edad. “Ya es con los amigos con los que se quieren identificar, porque a los papás los asocian con la norma”, afirma Sandoval.

En los jóvenes es todavía más marcada esa búsqueda de validación personal en los amigos y grupos. Y con el Internet, la cantidad de nichos a los que un joven puede pertenecer se amplía exponencialmente.

¿Qué debemos hacer?

articulo la ballena 2

“La base para que un niño o joven no se deje influenciar, es lo seguro que se sienta de sí mismo”, comenta Mónica. Entre sus recomendaciones para formas niños seguros están:

  • Ayudarle al niño a descubrir cuáles son sus cualidades: potenciar sus talentos, permitirle hacer lo que realmente le gusta y no lo que uno espera.
  • Permitirle tomar sus propias decisiones: darle un campo de maniobra. Estamos acostumbrados a un modelo de crianza autoritaria, en el que decidimos todo por los niños. El reto es ponerlos a pensar, hacerlos sentir importantes. Decirles, por ejemplo: “yo no puedo vivir tu vida, ¿tú qué vas a hacer?”.

 

Otras sugerencias que van en la vía de prevenir situaciones riesgosas son:

  • Fortalecer la confianza y la comunicación: podemos establecer un diálogo desde preguntas simples y cotidianas, como las que nos sugieren en este artículo: 25 cosas que deberías preguntarle a tu hijo en lugar de "¿cómo te fue?"
  • Entender que los hijos tienen derecho a suprivacidad: entre más se sientan vigilados, más nos van a ocultar lo que les pase.
  • Darle valor al tiempo compartido con los ellos: parece algo básico, pero no solemos darle la prioridad suficiente.

 

¿Cómo notar las señales de riesgo?

A veces las señales son difíciles de percibir. Con la idea de prevenir que una situación riesgosa se salga de control, la Sociedad Nacional de Prevención de Crueldad hacia los Niños de Reino Unido (NSPCC por sus siglas en inglés) sugiere estar pendiente de si sus hijos:

  • Se vuelven muy misteriosos acerca de lo que están haciendo en Internet.
  • Están pasando demasiado tiempo en Internet y redes sociales.
  • Cambian de pantallas o dispositivos cuando usted se aproxima.
  • Están desmotivamos o enojados después de usar Internet o mandar mensajes de texto.
  • Tienen demasiados números o direcciones de correo en su dispositivo.

 

Mónica Sandoval también sugiere poner atención a cambios drásticos de comportamiento. En todo caso, tampoco conviene sobreactuarse, porque a veces los cambios son normales. Así que lo mejor es fortalecer ese ambiente de diálogo y confianza con sus hijos, en el que ellos sientan que pueden expresarse sin temor a que les quiten el Internet, el celular o que les impongan otro tipo de castigos.

 

Mayo de 2017.

 

Parte de la información de este artículo fue extraída de:

BBC NEWS: Blue Whale: Should you be worried about online pressure groups? (La ballena azul: deberíamos preocuparnos por la presión grupal en Internet?)

Fundación Bien Humano
Cra. 49 N°. 50-30, edificio Lucrecio Vélez, of. 701.
Medellín, Colombia.
Tel: (57) (4) 512 87 97 – (57) (4) 512 87 98
E-mail: fundacion@bienhumano.org
www.bienhumano.org

Fundación Bien Humano - Todos los derechos reservados © 2013 - Diseño y programación Interservicios s.a.s


Política de uso de datos personales

 

Ir a webmail