“Sé que el embarazo dificulta mi proceso, pero no puedo dejar mis sueños atrás”

Segunda intervención con periodismo ciudadano en Putumayo y esta vez tuvimos la fortuna de participar en la “Semana andina para la prevención de embarazos en la adolescencia: uniones tempranas y matrimonio infantil, un cuento sin final feliz”.

El encuentro fue organizado por la Alcaldía de Puerto Caicedo y su Secretaría de Salud, la Secretaría General de Gobierno y la E.S.E. Hospital Alcides Jiménez, y contó con el apoyo y la participación de la Fundación Bien Humano durante un foro desarrollado con estudiantes adolescentes y jóvenes. Entre ellos, Carolina(*), estudiante de décimo grado de un colegio de este municipio que hace 5 meses (y a sus 15 años) quedó embarazada.

Ahora la vida es otra para ella. El papá del niño —un joven de 17 años y con quien duró 1 año y medio— ya no es su pareja, pero sí piensa responder por él. Sus papás ya se hicieron a la idea, aunque no fue fácil aceptarla. Y aunque no será sencillo distribuir el tiempo entre sus estudios y la crianza del bebé, su sueño universitario sigue vivo.

La menor nos habló. Trató de dejar a un lado la pena y el temor, y quiso compartir con otros jóvenes y adolescentes su propia reflexión:

“Yo no planeé quedar embarazada a temprana edad, fue un gran descuido. Sé que muchos adolescentes piensan que nunca les van a pasar las cosas y empiezan a tener relaciones creyendo que no se contagiarán de ninguna enfermedad o que ni podrán quedar en embarazo. Yo conocía los métodos de anticoncepción que hay, pero no me estaba cuidando al momento de quedar en embarazo. Fue pura irresponsabilidad. Eso pasa, y no es tanto por desinformación, es por descuido.

A mis papás les dio muy duro, porque yo era de mi casa, muy juiciosa. Mi mamá lloró, porque sabe lo duro que es cuidar a alguien más, a un bebé. Mi papá al comienzo no lo tomó muy bien, estaba enojado y no quería que mi pareja respondiera por el bebé. Pero ya está todo bien en la casa.

También le puede interesar: El embarazo adolescente no es solo asunto de las "niñas"

La vida me cambió mucho. Primero, por los síntomas. Eso primeros meses de embarazo son difíciles, a veces no quería ni levantarme. Aparte, tenía miedo de la reacción de la gente, del rechazo o los comentarios. Con los del colegio tenía miedo, pero se han mostrado respetuosos y viven pendientes de mí.

Sé que esto va a ser muy duro, pero tengo que seguir y salir adelante. No pienso interrumpir mis sueños, quiero seguir teniendo seguridad en mí. Por eso es que mis proyectos siguen en pie, pero va a ser complicado, porque ya debo pensar en el bebé, no solo en mí y en mis necesidades. Con proyectos me refiero a que quiero estudiar, contar con una profesión para no depender de otras personas, tengo que salir adelante sin pensar en que debo depender siempre de mis papás. Mi proyecto de vida se basa en mi sueño de ser docente, quiero estudiar para enseñar matemáticas. Sé que el embarazo me dificulta el proceso, pero no me frena del todo. No puedo dejar mis sueños atrás. La meta es empezar como profesora en colegios de Putumayo, pero sueño con llegar a dar clases en una universidad.

A los adolescentes y jóvenes les quiero decir: debemos pensar siempre en todo lo que hacemos, ser responsables con nuestras acciones. Dejar de creer que las cosas no nos pueden suceder, no dejarnos llevar por los pensamientos y opiniones de los demás. Ahora tener relaciones sexuales es como una moda, no se piensa en tener una relación estable, una buena pareja o sacar adelante una profesión. Es como si todavía se creyera que hay que darle ‘la pruebita de amor’ al novio y ya, es por seguir lo que dicen todos y por querer experimentar. Si bien esto nos pasa a muchos, es responsabilidad nuestra no exponernos a adquirir enfermedades o quedar embarazados a temprana edad. Para cada cosa hay un tiempo y es por eso que no hay que precipitarse”.

(*) Nombre modificado.

Le sugerimos: Bien Humano llevará su programa de prevención del embarazo adolescente a Putumayo

Fundación Bien Humano
Cra. 49 N°. 50-30, edificio Lucrecio Vélez, of. 701.
Medellín, Colombia.
Tel: (57) (4) 512 87 97 – (57) (4) 512 87 98
E-mail: fundacion@bienhumano.org
www.bienhumano.org

Fundación Bien Humano - Todos los derechos reservados © 2013 - Diseño y programación Interservicios s.a.s


Política de uso de datos personales

 

Ir a webmail