Repensar el lugar de los niños, primer paso contra el maltrato infantil

Foto: Getty

Medellín, 2018:
3715 niños y adolescentes, víctimas de explotación sexual y comercial.
1851 menores, víctimas de violencia sexual (32 % más que en 2017).
905 casos de violencia intrafamiliar contra niños 0-5 años (54 %).
356 casos de violencia sexual contra niños 0-5 años (12 %).

Medellín, a la fecha:
56.000 niños (el 10% de esa población), en condición de vulneración: reclutamiento, vinculación e instrumentalización por actores del conflicto.

Medellín, hoy:
Abril: Mes de la Niñez.
16 de abril: Día Internacional contra la Explotación Infantil.
27 de abril: Día del Niño (en Colombia).

Sin embargo, qué valor cobran estas fechas cuando las amargas cifras —presentadas por Personería y Concejo y divulgadas en medios de comunicación— opacan la dulzura de un mes que en lugar de rendir homenaje a nuestros niños y adolescentes reflejan la constante violación de sus derechos.
¿Qué sigue pasando en sus entornos? ¿Cuál es el rol de la familia? Una reflexión de Bien Humano.

“Cuando hay un embarazo, ¿qué tanto nos estamos preguntando cuál es el propósito de la llegada de esa persona? Es común ver en las familias que a los hijos los asumen como aquellos que cuidarán y mantendrán a los papás cuando estos estén viejos. Como común es que los tengan (a los hijos) porque llegan y ya. Pero en ese “llegan” ¿qué les queremos entregar y cómo nos estamos preparando, qué acompañamiento tendrá esa persona que viene?”.

Las preguntas son de Luz Andrea Moreno, profesional de la gestión social con las familias de la Fundación Bien Humano, para quien lo primero que hay que hacer frente a panoramas lamentables como el actual es “repensarnos el lugar que ocupan los niños y adolescentes, ese rol de los hijos en los grupos familiares. Es que muchas veces terminamos viviendo con alguien porque sí, porque pasó… tenemos hijos porque sí, porque llegan. Pero qué rigurosidad, planeación y orden se le está poniendo a la formación familiar, más allá del amor. Olvidamos que ese amor debe ser ordenado y debe tener un propósito”.

 

Foto: Mejor con salud

Y aunque en la familia se da origen a esta realidad, la profesional se cuestiona sobre el verdadero acompañamiento que la misma requiere: “¿Con qué se está contando? Porque es que, en últimas, es difícil dar de lo que no tengo. Por ejemplo, cómo motivar a la educación de mi hijo si yo no le he encontrado su intención en mi vida, porque no me he educado y he aprendido a resolver por otros medios”.

Mientras llegan las respuestas, ojalá sustentadas en acciones, la gestión social con las familias de nuestra fundación avanza en programas y proyectos que, de manera integral, buscan contrarrestar la problemática. “Los actos atroces contra la niñez (de mayor crecimiento, según los datos municipales) hieren a la comunidad. Por eso desde Bien Humano nos pensamos la salud sexual y reproductiva como un asunto del todo: cómo se contempla la sexualidad, cómo es la relación con el cuerpo, cómo estos se ligan al proyecto de vida. Nuestras intervenciones y acciones hacen pensar sobre la sensibilidad que tienen los padres con sus hijos y los medios con los que cuentan para resolver, así como sobre el acompañamiento que el Estado hace a las familias en términos de garantizar los derechos de esos niños y adolescentes”, sentencia Moreno.

 

Fundación Bien Humano
Carrera 49 # 50-30, edificio Lucrecio Vélez.
Oficina 701.
Medellín, Colombia.
Tel: (57) (4) 5128797 – (57) (4) 5128798
E-mail: fundacion@bienhumano.org
www.bienhumano.org

Fundación Bien Humano - Todos los derechos reservados © 2013 - Diseño y programación Interservicios s.a.s


Política de uso de datos personales

 

Ir a webmail