Fundación Bien Humano

Fundación Bien Humano

Ley Antichancleta: ficción o realidad

¿Conoces el proyecto de ley 320 de 2020, que fue aprobado en el último debate de la plenaria del Senado de Colombia el pasado 23 de marzo de 2021?

   En este se prohibe “el uso del castigo físico, los tratos crueles o degradantes y cualquier tipo de violencia como método de corrección contra los niños, niñas y adolescentes. (NNA)”. Proyecto conocido también como la ley “antichancleta”.

 

La ley mencionada pretende proteger la integridad física, psíquica y emocional de los NNA, al promover la pedagogía del buen trato y las prácticas de crianza sin violencia, amorosas y respetuosas con los derechos fundamentales., . La idea es que los NNA reciban orientación, educación, cuidado y disciplina por medio de métodos no violentos.

 

Todo esto suena muy bonito, un ideal, pero al parecer es más fácil decirlo que hacerlo, en una cultura en la que el castigo físico ha sido la herramienta privilegiada por los cuidadores para educar, sancionar, corregir y hasta demostrar el amor; una cultura en la que generación tras generación  han justificado los actos de violencia con la idea de  que gracias a esto se hacen personas de bien, responsables y respetuosas. Fue así como criaron nuestros antepasados a punta de rejo, correa, chancla, palmadas, verbena y otras prácticas sin límites como la tabla, cable de la luz, quemar las manos en el fogón, amarrarlos a camas o rejas, humillándolos delante de familiares y amigos, entre otros, soportado en frases tan populares como:

-“Esto me va a doler más a mí que a ti”

-“algún día me lo va agradecer”

-“le voy a voltear ese mascadero”

-“la letra con sangre entra”

– “Como no pares de llorar, Yo te voy a dar razones para que lo hagas de verdad”

 

Considerando que por generaciones los Colombianos hemos sido criados con este método y ahora por ley se obliga la implementación de nuevas formas, el temor de los padres y/cuidadores es saber encontrar un punto medio entre no ser autoritario, cometiendo aberraciones para disciplinar, pero tampoco pasar al otro extremo de ser permisivo y que como decían nuestros abuelos que los NNA –“queden sin Dios y sin ley”, sin normas o control en los cuales los padres se dejen someter por los hijos.

 

Es necesario entonces informarse, desaprender y tener apertura para poner en práctica nuevas formas de corregir, encontrándoles el sentido; por ello el reto más grande de esta ley es poder generar un cambio en la reflexión que sea puesto en la acción, no porque se les ordene a los y las cuidadoras, sino porque se  brinde el acompañamiento y las herramientas necesarias para implementar una formación efectiva y amorosa a los niños, niñas y adolescentes. .

 

Al igual que los niños, los cuidadores también necesitan aprender no desde el miedo a la ley, sino desde la concientización, la reflexión y apropiación de por qué es correcto evitar toda forma de violencia y cómo hacerlo, pues si esta ley se implementa desde el miedo a la sanción legal y no desde el amor y el deseo de cambio, sería un ciclo interminable en el cual el Estado somete por la fuerza a las cuidadores y estos a su vez a los NNA, sin lograr lo que realmente se busca.

 

Se consideran elementos necesarios para la transición a formas de crianza más humanizadas, los siguientes: informar sobre la ley, educar sobre como disciplinar sin violencia, brindar la posibilidad para que los adultos realicen trabajo personal en el que sanen sus propias heridas (se repite lo que se vive) y promover una corresponsabilidad (Estado, sociedad y familia) para movilizar pautas arraigadas a nivel cultural.

 

Siendo consecuente con lo anterior a continuación les presentamos la siguiente lista:

 

Razones y formas de sancionar que se sustentan en la violencia

Razones y formas de sancionar que promueven el buen trato y la crianza humanizada

Corregir para descargar la propia frustración o rabia que causó el comportamiento del NNA.

Siempre cálmese y medite antes de sancionar, para que esté en la capacidad de establecer sanciones proporcionales y lógicas según la falta.

Recuerde que se busca corregir un comportamiento, brindando aprendizajes para que el NNA cree su propio criterio, y por convencimiento y no por miedo, evite cometer errores o realizar actos que no sean convenientes para ellos ni para su entorno familiar y social.

Generar miedo en el NNA, de manera que cambie su comportamiento por temor y no por conciencia

Póngase en el lugar del NNA. Con seguridad a usted tampoco le gustan los golpes, insultos, gritos, ni humillaciones.

Sea estratégico y piense en las necesidades y gustos de cada NNA (sancionar sin poner en juego sus necesidades básica ni su integridad física, emocional, psicológica o social).

No castigar con el afecto. Recuerde que se reprende el acto no la persona. Exponga lo bueno y luego lo que se quiere que cambie.

 

Sea consistente en las normas y sanciones establecidas y genere coherencia entre los cuidadores.

 

Finalmente si quiere dar un regalo a un niño o niña en este mes tan especial, tenga presente que los mejores regalos no son materiales, sino los recuerdos de una niñez feliz

 

 

Luz Andrea Moreno
Gestión social para las familias

COMPARTE EN:

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest